top of page

Cómo hacer que hagan caso, el MODELADO

Si tu hijo no obedece a premios ni castigos, si estás cansado de inventar nuevos reforzadores para que tu hijo te pueda obedecer..... es posible que hayamos obviado un paso muy importante. ¿Qué tal te llevas con tu hijo?


El ritmo de vida frenético que llevamos actualmente, nos impide tener una conexión cercana e íntima con nuestros hijos. Para ellos, uno de los reforzadores más importantes es la atención de sus padres y poder pasar con ellos tiempo de calidad.


Ellos quieren que los mires jugar a sus juegos, que les cuentes historias, que les preguntes como les ha ido el cole y en definitiva que atiendas a sus emociones.

Es importante que te intereses de verdad por los gustos de tu hijo. Aunque no sepas jugar a la play o hacer un tiktok, piensa que eso lo hará aún más divertido y tu hijo estará entusiasmado con la idea de que juegues con él (cómo el considere que los dos podáis hacer la actividad).





Pasar tiempo con nuestro hijo nos permitirá, no solamente reforzar nuestro vínculo, sino el desarrollo de una herramienta muy eficaz para que tu hijo se porte de forma adecuada: el MODELADO


El modelado (Bandura, Ross y Ross, 1963), consiste en imitar a un modelo en su conducta. Esta herramienta será aún más eficaz si hemos desarrollado un buen vínculo con nuestro hijo ya que seremos una persona referente para él.







Por si lo estabas pensando, estás en lo cierto, también imitarán tus malas conductas así que debes tener cuidado con las conductas que no quieres que tu hijo imite.




¡¡ADVERTENCIA!! Los efectos secundarios de saber todo esto es que quizás te apetezca desarrollar conductas más positivas frente a tus hijos y aumente la felicidad familiar.




REFERENCIAS


Bandura, A., Ross, D y Ross, S. A. (1963), Vicarious reinforcements and imitative Iearning. Jourmal of Abnormal and Social Psychology, 67, 601-607.




17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page